Seleccionar página

Borrador automático

FORMACIÓN

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Cuánto pasa aproximadamente desde nuestro nacimiento para necesitar utilizar unas supuestas capacidades profesionales?, ¿Con cinco años tenemos definidas algunas capacidades profesionales para desempeñar un trabajo? ¿con diez años, doce, quince?

 Parece clara la respuesta, ¿verdad?. En consecuencia, son nuestras capacidades personales, las que vamos incorporando, aprendiendo, moldeando y adaptando a lo largo de nuestro desarrollo vital mediante el aprendizaje y nuestro sistema de relaciones sociales (entre otras muchas cosas). La persona nace, el profesional se hace.

Es indudable que para el desempeño de cualquier actividad profesional, que no es otra cosa que la extensión de la persona en la ejecución de tareas productivas, disociar una vida de la otra, la personal de la profesional, es imposible. Es, precisamente, nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación la que nos permitirá enfocar unas capacidades sobre otras de acuerdo con el contexto y las personas con las que nos relacionemos profesionalmente.

Por lo tanto, como no podemos rehuir de nuestras capacidades personales (porque si no, no seríamos nosotros, conforman nuestra identidad), que son las que incorporamos a nuestro desempeño laboral comercial, podemos incurrir en procesos de adaptación positiva, de reacción negativa, de resistencia al cambio, de actitud positiva, etc. ¿Cuál es el motivo por el que estáis cursando este Master, aprender o verificar si vuestro conocimiento coincide con vuestro pensamiento, es decir, escuchar solo lo que queréis oír?.

«Aprender es incorporar para crecer.»

Si cada uno de nosotros tiene la capacidad de aprender, ¿cómo es posible que los comerciales que pretendemos incorporar no tengan esa capacidad?. Sí, como explicó de manera brillante Daniel Goleman cuando aseguró que la inteligencia emocional se puede aprender, ¿cómo va a ser posible que la inteligencia comercial no lo sea? (Os recomiendo la lectura de su libro)

Nuestro ‘ser profesional’ tiene de manera incuestionable, rotunda y sin ‘dependes’ la capacidad de recoger, tratar, identificar, plasmar (nombradlo como vosotros estiméis más oportuno), en fin, de adaptar nuestro comportamiento a las exigencias, y demandas profesionales para desempeñar de la manera más eficaz y eficiente su cometido: vender. Y no al revés, ni de manera aislada la una de la otra. Nunca. Y si no tenemos desarrolladas esas capacidades las podemos aprender.

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.

Borrador automático 3

FORMACIÓN

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Cuánto pasa aproximadamente desde nuestro nacimiento para necesitar utilizar unas supuestas capacidades profesionales?, ¿Con cinco años tenemos definidas algunas capacidades profesionales para desempeñar un trabajo? ¿con diez años, doce, quince?

 Parece clara la respuesta, ¿verdad?. En consecuencia, son nuestras capacidades personales, las que vamos incorporando, aprendiendo, moldeando y adaptando a lo largo de nuestro desarrollo vital mediante el aprendizaje y nuestro sistema de relaciones sociales (entre otras muchas cosas). La persona nace, el profesional se hace.

Es indudable que para el desempeño de cualquier actividad profesional, que no es otra cosa que la extensión de la persona en la ejecución de tareas productivas, disociar una vida de la otra, la personal de la profesional, es imposible. Es, precisamente, nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación la que nos permitirá enfocar unas capacidades sobre otras de acuerdo con el contexto y las personas con las que nos relacionemos profesionalmente.

Por lo tanto, como no podemos rehuir de nuestras capacidades personales (porque si no, no seríamos nosotros, conforman nuestra identidad), que son las que incorporamos a nuestro desempeño laboral comercial, podemos incurrir en procesos de adaptación positiva, de reacción negativa, de resistencia al cambio, de actitud positiva, etc. ¿Cuál es el motivo por el que estáis cursando este Master, aprender o verificar si vuestro conocimiento coincide con vuestro pensamiento, es decir, escuchar solo lo que queréis oír?.

«Aprender es incorporar para crecer.»

Si cada uno de nosotros tiene la capacidad de aprender, ¿cómo es posible que los comerciales que pretendemos incorporar no tengan esa capacidad?. Sí, como explicó de manera brillante Daniel Goleman cuando aseguró que la inteligencia emocional se puede aprender, ¿cómo va a ser posible que la inteligencia comercial no lo sea? (Os recomiendo la lectura de su libro)

Nuestro ‘ser profesional’ tiene de manera incuestionable, rotunda y sin ‘dependes’ la capacidad de recoger, tratar, identificar, plasmar (nombradlo como vosotros estiméis más oportuno), en fin, de adaptar nuestro comportamiento a las exigencias, y demandas profesionales para desempeñar de la manera más eficaz y eficiente su cometido: vender. Y no al revés, ni de manera aislada la una de la otra. Nunca. Y si no tenemos desarrolladas esas capacidades las podemos aprender.

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.

Borrador automático 2

FORMACIÓN

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Cuánto pasa aproximadamente desde nuestro nacimiento para necesitar utilizar unas supuestas capacidades profesionales?, ¿Con cinco años tenemos definidas algunas capacidades profesionales para desempeñar un trabajo? ¿con diez años, doce, quince?

 Parece clara la respuesta, ¿verdad?. En consecuencia, son nuestras capacidades personales, las que vamos incorporando, aprendiendo, moldeando y adaptando a lo largo de nuestro desarrollo vital mediante el aprendizaje y nuestro sistema de relaciones sociales (entre otras muchas cosas). La persona nace, el profesional se hace.

Es indudable que para el desempeño de cualquier actividad profesional, que no es otra cosa que la extensión de la persona en la ejecución de tareas productivas, disociar una vida de la otra, la personal de la profesional, es imposible. Es, precisamente, nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación la que nos permitirá enfocar unas capacidades sobre otras de acuerdo con el contexto y las personas con las que nos relacionemos profesionalmente.

Por lo tanto, como no podemos rehuir de nuestras capacidades personales (porque si no, no seríamos nosotros, conforman nuestra identidad), que son las que incorporamos a nuestro desempeño laboral comercial, podemos incurrir en procesos de adaptación positiva, de reacción negativa, de resistencia al cambio, de actitud positiva, etc. ¿Cuál es el motivo por el que estáis cursando este Master, aprender o verificar si vuestro conocimiento coincide con vuestro pensamiento, es decir, escuchar solo lo que queréis oír?.

«Aprender es incorporar para crecer.»

Si cada uno de nosotros tiene la capacidad de aprender, ¿cómo es posible que los comerciales que pretendemos incorporar no tengan esa capacidad?. Sí, como explicó de manera brillante Daniel Goleman cuando aseguró que la inteligencia emocional se puede aprender, ¿cómo va a ser posible que la inteligencia comercial no lo sea? (Os recomiendo la lectura de su libro)

Nuestro ‘ser profesional’ tiene de manera incuestionable, rotunda y sin ‘dependes’ la capacidad de recoger, tratar, identificar, plasmar (nombradlo como vosotros estiméis más oportuno), en fin, de adaptar nuestro comportamiento a las exigencias, y demandas profesionales para desempeñar de la manera más eficaz y eficiente su cometido: vender. Y no al revés, ni de manera aislada la una de la otra. Nunca. Y si no tenemos desarrolladas esas capacidades las podemos aprender.

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.

Borrador automático

FORMACIÓN

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Cuánto pasa aproximadamente desde nuestro nacimiento para necesitar utilizar unas supuestas capacidades profesionales?, ¿Con cinco años tenemos definidas algunas capacidades profesionales para desempeñar un trabajo? ¿con diez años, doce, quince?

 Parece clara la respuesta, ¿verdad?. En consecuencia, son nuestras capacidades personales, las que vamos incorporando, aprendiendo, moldeando y adaptando a lo largo de nuestro desarrollo vital mediante el aprendizaje y nuestro sistema de relaciones sociales (entre otras muchas cosas). La persona nace, el profesional se hace.

Es indudable que para el desempeño de cualquier actividad profesional, que no es otra cosa que la extensión de la persona en la ejecución de tareas productivas, disociar una vida de la otra, la personal de la profesional, es imposible. Es, precisamente, nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación la que nos permitirá enfocar unas capacidades sobre otras de acuerdo con el contexto y las personas con las que nos relacionemos profesionalmente.

Por lo tanto, como no podemos rehuir de nuestras capacidades personales (porque si no, no seríamos nosotros, conforman nuestra identidad), que son las que incorporamos a nuestro desempeño laboral comercial, podemos incurrir en procesos de adaptación positiva, de reacción negativa, de resistencia al cambio, de actitud positiva, etc. ¿Cuál es el motivo por el que estáis cursando este Master, aprender o verificar si vuestro conocimiento coincide con vuestro pensamiento, es decir, escuchar solo lo que queréis oír?.

«Aprender es incorporar para crecer.»

Si cada uno de nosotros tiene la capacidad de aprender, ¿cómo es posible que los comerciales que pretendemos incorporar no tengan esa capacidad?. Sí, como explicó de manera brillante Daniel Goleman cuando aseguró que la inteligencia emocional se puede aprender, ¿cómo va a ser posible que la inteligencia comercial no lo sea? (Os recomiendo la lectura de su libro)

Nuestro ‘ser profesional’ tiene de manera incuestionable, rotunda y sin ‘dependes’ la capacidad de recoger, tratar, identificar, plasmar (nombradlo como vosotros estiméis más oportuno), en fin, de adaptar nuestro comportamiento a las exigencias, y demandas profesionales para desempeñar de la manera más eficaz y eficiente su cometido: vender. Y no al revés, ni de manera aislada la una de la otra. Nunca. Y si no tenemos desarrolladas esas capacidades las podemos aprender.

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

FORMACIÓN

¿Qué capacidades son especialmente importantes según qué tipo de venta?

¿Cuánto pasa aproximadamente desde nuestro nacimiento para necesitar utilizar unas supuestas capacidades profesionales?, ¿Con cinco años tenemos definidas algunas capacidades profesionales para desempeñar un trabajo? ¿con diez años, doce, quince?

 Parece clara la respuesta, ¿verdad?. En consecuencia, son nuestras capacidades personales, las que vamos incorporando, aprendiendo, moldeando y adaptando a lo largo de nuestro desarrollo vital mediante el aprendizaje y nuestro sistema de relaciones sociales (entre otras muchas cosas). La persona nace, el profesional se hace.

Es indudable que para el desempeño de cualquier actividad profesional, que no es otra cosa que la extensión de la persona en la ejecución de tareas productivas, disociar una vida de la otra, la personal de la profesional, es imposible. Es, precisamente, nuestra capacidad de aprendizaje y de adaptación la que nos permitirá enfocar unas capacidades sobre otras de acuerdo con el contexto y las personas con las que nos relacionemos profesionalmente.

Por lo tanto, como no podemos rehuir de nuestras capacidades personales (porque si no, no seríamos nosotros, conforman nuestra identidad), que son las que incorporamos a nuestro desempeño laboral comercial, podemos incurrir en procesos de adaptación positiva, de reacción negativa, de resistencia al cambio, de actitud positiva, etc. ¿Cuál es el motivo por el que estáis cursando este Master, aprender o verificar si vuestro conocimiento coincide con vuestro pensamiento, es decir, escuchar solo lo que queréis oír?.

«Aprender es incorporar para crecer.»

Si cada uno de nosotros tiene la capacidad de aprender, ¿cómo es posible que los comerciales que pretendemos incorporar no tengan esa capacidad?. Sí, como explicó de manera brillante Daniel Goleman cuando aseguró que la inteligencia emocional se puede aprender, ¿cómo va a ser posible que la inteligencia comercial no lo sea? (Os recomiendo la lectura de su libro)

Nuestro ‘ser profesional’ tiene de manera incuestionable, rotunda y sin ‘dependes’ la capacidad de recoger, tratar, identificar, plasmar (nombradlo como vosotros estiméis más oportuno), en fin, de adaptar nuestro comportamiento a las exigencias, y demandas profesionales para desempeñar de la manera más eficaz y eficiente su cometido: vender. Y no al revés, ni de manera aislada la una de la otra. Nunca. Y si no tenemos desarrolladas esas capacidades las podemos aprender.

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,
Want new articles before they get published?
Subscribe to our Awesome Newsletter.